El aspecto más importante en la construcción de una marca es tener una imagen corporativa bien resuelta. Lo primero es identificar aspectos de la historia, proyectos, cultura, trayectoria y la manera en que se hacen las cosas en una organización. Con estos conceptos se materializa un logotipo, isotipo o imagotipo que represente dicha organización de la mejor manera.